Imprimir

Discapacidad visual / auditiva

Publicado en Menú Superior

Discapacidad

Visual

    Trabajamos y abogamos por la aceptación, colaboración y cooperación favoreciendo la autonomía personal y la seguridad creando un ambiente adecuado para su estudio. Una vez que adaptamos o favorecemos las condiciones necesarias para que trabaje a través de los recursos, tendemos a la integración y normalización en el aula.

    Otro elemento a tener en cuenta es que no hay que modificar cambiar ningún elemento significativo del curriculum, sólo hay que realizar pequeñas modificaciones en los elementos no significativos como:

Temporización: Alargar el tiempo de aprendizaje de los conceptos y contenidos espaciales y de expresión corporal.

Priorización: Intentar que tengan la mayor autonomía posible, ayudándolos cuando verdaderamente lo necesite. No hay necesidad de tener una persona que lo guíe.

Eliminación de contenidos: aquellos que no pueda entender como los colores (si nunca los ha visto).

Trabajamos con niños con un campo visual reducido, adaptándonos a sus necesidades educativas, proporcionándole un material más adaptado a su deficiencia visual.

Auditiva

     Hay que comenzar diciendo que nosotros proporcionamos el apoyo adecuado y planificado a los programas individuales a los alumnos con deficiencia auditiva con materiales adaptativos en nuestras aulas ya que su integración pasa por un seguimiento normalizado del curriculum del aula. Los profesores de apoyo y psicopedagogos coordinan y desarrollan estos programas de formación.

  Hacemos una valoración psicopedagógica en torno a los siguientes aspectos: el psicoeducativo y el curricular, a partir de los datos recogidos en pruebas o entrevista diseñamos programas individualizados que contemplen lo siguiente:

  • Estimulación y rehabilitación de la comunicación (a través del lenguaje y habla).
  • Apoyo y refuerzo al curriculum ordinario.
  • Fomentamos el buen ambiente.
  • Favorecemos la autonomía y seguridad.
  • Procuramos la integración y normalización del alumnado.

 

Discapacidad intelectual

        El funcionamiento intelectual en la población que padece este hándicap es significativamente inferior a la media (estaríamos  en una puntuación de CI aproximada de 70- o menor. Se trata de limitaciones sustanciales en la inteligencia en torno a los conceptos de las cosas, la inteligencia social y la inteligencia práctica, que están asociadas a dos o más de las siguientes áreas de habilidades adaptativas: comunicación, cuidado personal, vida en el hogar, habilidades sociales, utilización de la comunidad, autogobierno, salud y seguridad, habilidades académicas funcionales, ocio y trabajo. 

Criterios diagnósticos:

  • Deterioro del rendimiento intelectual generalizado Van pasando de curso como los demás pero se les va notando cada vez más, por lo que  necesitan de los apoyos necesarios.
  • Disminución significativa de las capacidades de adaptación a las exigencias cotidianas de resolución de problemas. Pueden ir a comprar y hacerlo bien, pero resolver problemas de la vida cotidiana les resulta difícil porque pueden interpretar mal las cosas. También al desplazarse en medios de transporte.
  • Dificultades para mantener relaciones sociales por falta de complejidad cognitiva Aunque tienen empatía social y emocional les cuesta mantener relaciones con los demás. En la época adulta los problemas se acrecientan (relaciones de pareja).

           Nuestro equipo de profesionales aboga por su inclusión, integración y normalización buscando al máximo su autonomía personal.

          Existen diferentes grados de retraso mental, por lo que hay que conocer bien el grado para condicionar una respuesta. Aquellos que tienen dañadas las capacidades para adaptarse al medio  pueden acercarse a una vida normalizada siempre que el retraso mental no sea ni severo ni profundo.

          Nuestra metodología, por tanto,  estará en función de las necesidades detectadas en la evaluación psicológica.  Teniendo en cuenta que el  nivel de desarrollo evolutivo general del niño con discapacidad intelectual está en función de su edad mental, con lo cual, el retardo puede ser ligero o profundo, por tanto, es difícil matizar más profundamente en cuanto a elementos curriculares se refiere.

          A este respecto, será conveniente el empleo de técnicas como el encadenamiento hacia atrás, la enseñanza incidental y/o la dramatización. Será conveniente, en algunos casos, actuar de forma directiva, poniendo límites a la conducta del niño o la niña y utilizando refuerzos naturales e inmediatos, sin obviar la posibilidad de castigos (aunque sean simbólicos) que les hagan eliminar sus posibles problemas conductuales.

         Hemos avanzado mucho, ya que de estar en centros de salud es decir marginados han pasado a una situación social  de integración y normalización. Aún así quedan retos importantes para su plena integración laboral y social.

Centro Colaborador con la Universidad Complutense de Madrid. Facultad de Educación.